Decae con lentitud, quien no rodea la mesa cuando se
siente infeliz en el trabajo, quien no arriesga la cierto
por lo incierto, para ir detrás de un sueño, quién no permite,
por lo menos una vez en la vida, huir de los consejos con
visos de sensatez.
Fallece lentamente, quien no viaja, quien no lee, quien no
escucha música, quien no encuentra gracia en si mismo.
Muere lentamente,quien destruye su amor propio, quien
no se deja ayudar.
Fallece lentamente, quien pasa los días quejándose de su
mala suerte.Quien abandona un proyecto antes de iniciarlo,
quien no pregunta de un asunto que desconoce, o no
responde cuando le preguntan sobre algo que sabe.

Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre,
que estar vivo, exige un esfuerzo mucho mayor, que el simple
hecho de respirar. ¡Solo la ardiente paciencia, hará que
conquistemos una espléndida felicidad!!.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí