Las noticias de hoy (los “chillidos”, como se dice en la jerga) arrojan algunos hectolitros de gasolina al fuego.

Declaraciones belicosas de Trump, de varios representantes israelíes; varias aprobaciones de varios gobiernos europeos de sanciones contra la muy mala Siria, culpable de otro hipotético ataque químico.

Como de costumbre, todos estos alaridos (para que alguien pueda gritar, cuando tal vez sería necesario hablar con una voz firme pero silenciosa) me perturban personalmente y me imagino que lo mismo le pasa a cualquiera que se preocupe por la cuestión siria y el destino de esas personas.

Así que trato de entender, mientras que los facciosos de todas las partes tratan de convencerme de que tienen razón y sacan sus conclusiones apresuradas.

¿Ataque químico?

¿Para quién es? El ejército sirio acaba de terminar de desplazar a miles de personas de Ghouta oriental y parece que ha ganado la batalla más importante, la batalla contra las fuerzas que luchan contra el gobierno cerca de Damasco; estos grupos (¿es siempre difícil darle un nombre, decir quiénes son, yihadistas? ¿viejos oponentes que han ido a luchar? ¿mercenarios? ¿infiltrados de los servicios secretos? ¿una mezcla de todo esto?) son particularmente odiosos porque disparan a la población civil en los distritos de Damasco (un hecho que la agencia Sana documenta con cierto rigor, números precisos, fotos y que confirman las autoridades independientes, como los religiosos cristianos que tienen actividades en esos distritos, ver por ejemplo los testimonios en el sitio oraprosiria). El representante de Rusia en la ONU dijo que los expertos rusos que llegaron a Douma no encontraron rastros de residuos químicos. El Secretario General de las Naciones Unidas ha declarado hoy: “La gravedad de las recientes acusaciones exige una investigación exhaustiva que recurra a expertos imparciales, independientes y profesionales. A este respecto, reitero mi pleno apoyo a la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) y a su misión de determinación de los hechos para llevar a cabo las investigaciones necesarias sobre estas acusaciones.

¿Qué dice la OPAQ? “El Centro de Operaciones de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas siguió de cerca el incidente y realizó un análisis preliminar de los informes sobre el presunto empleo de armas químicas inmediatamente después de su liberación. La misión de investigación está reuniendo más información de todas las fuentes disponibles para determinar si se han utilizado armas químicas. ¿Están subiendo rápidamente a un avión para comprobarlo? ¿Han pedido permiso al Gobierno sirio y ha respondido el Gobierno a algo? No lo sabemos en este momento.

Por último: durante 48 horas el número de movimientos del famoso ataque químico ha variado de 40 a 100: ¿hay respeto por los muertos? ¿Han muerto los sirios “un poco más de un kilo”?

Ahora un ejército que está ganando ¿por qué debería hacer algo que pondría seriamente en peligro su victoria? ¿En qué escuela militar han estudiado los generales de Assad?

¿Bombardeos?

Ayer, “algunos” han bombardeado la famosa base siria, la T4, que es una base muy secreta. Quién es, se especifica en un despacho de Sana que cita fuentes del ejército sirio: F15 israelíes dispararon misiles desde el espacio aéreo libanés. Resultado: muertos y heridos.

Israel “no confirma ni niega”, según la práctica establecida. Algunos periódicos israelíes han dicho que eran los EE.UU., pero se ha producido una fuerte negación. ¿La ONU está llevando a cabo una investigación? ¿Alguien lo advierte? ¿Alguna potencia occidental llama al embajador israelí y le pide explicaciones? No lo sabemos en este momento. En cambio, parece que los diversos tipos de incursiones de la aviación israelí en el espacio aéreo y las zonas territoriales no son adecuados y que, desde el comienzo de la guerra civil, se han producido un centenar de incursiones. ¿No existe una norma internacional sobre la inviolabilidad del territorio nacional?

Doble moral

Está claro que hay una doble moral en Oriente Próximo, dependiendo de si estamos hablando de Irán y Siria o de Arabia Saudí e Israel. Y estamos hablando de 4 países que son muy distintos, con muchas diferencias entre ellos.

Quizás si analizamos la situación desde el punto de vista de las estrategias de las multinacionales energéticas y armamentísticas, ganaríamos algo: sin duda, entre los oleoductos y los pozos petrolíferos hay intereses bastante grandes en juego y, sin duda, los pobres fabricantes de armas necesitan a alguien que los utilice para venderlos…

Sea como fuere, también será ingenuo, pero me parece absolutamente necesario exigir que dejemos de echar gasolina al fuego de la “guerra mundial en pedazos” y que todos asuman su parte de responsabilidad: que la ONU haga el trabajo de sanción y verificación sin mirar a nadie a la cara (una buena investigación de los palestinos con una bala israelí delante de Gaza, una sobre las violaciones de la soberanía nacional siria por parte de Israel y Turquía, otra sobre Yemen, sólo para quedarse en la zona); que los gobiernos tomen medidas diplomáticas y sancionen a quienes no respeten los acuerdos internacionales, que los medios de comunicación dejen de alimentar noticias sin control o propaganda obvia, que cada uno de nosotros tome medidas para asegurar que la paz (como un primer, mínimo, estado de no-guerra) sea restaurada en esa como en muchas otras regiones del mundo. Por el simple derecho de todo pueblo, y de los sirios en particular, a vivir en paz.

¡Porque si tiras gasolina al fuego quemas a todo el mundo!

Olivier Turquet


Escribe para contar la realidad desde hace unos 40 años. Ha trabajado con publicaciones impresas, de radio y electrónicas, entre las que se encuentran Frigidaire, Radio Montebeni, L’Umanista, Contrasti, PeaceLink, Barricate, Oask!, Radio Blue, Azione Nonviolenta, Mamma!. Fundó la agencia de prensa humanista Buenas Nuevas, de formato electrónico, y el diario barrial Le Bagnese Times. Fue secretario de prensa en varios eventos, tales como: la Internacional Humanista, Firenze Gioca, la Marcha Mundial por la Paz y la No Violencia. Actualmente, coordina la redacción italiana de Pressenza. Ha publicado en italiano el libro “Entrevistas para cambiar el mundo”. Sus publicaciones pueden encontrarse en: olivierturquet.wordpress.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí