Las fuerzas políticas Junts per Catalunya (por la que se ha presentado el expresidente catalán Carles Puigdemont) y ERC (candidatura del exvicepresidente Oriol Junqueras), principales partidos independentistas de la región, apoyaron este 17 de enero la conformación de la nueva Mesa del Parlament, con el diputado independentista Roger Torrent, de ERC, como presidente.

Ha sido el primer cargo elegido en esta sesión y se ha impuesto por mayoría simple en una segunda ronda al candidato de Ciudadanos, José María Espejo-Saavedra, obteniendo el voto de 65 diputados independentistas. Se convierte en el presidente del Parlamento catalán más joven desde el restablecimiento de la democracia en España tras el franquismo.

En ese acuerdo se preveía que estaría presidida por un miembro de ERC, mientras que el candidato a la investidura sería el líder de JuntsxCat, Carles Puigdemont.

En la segunda elección del Pleno se han escogido los dos vicepresidentes del Parlament. Josep Costa, de JuntsxCat, y José María Espejo-Saavedra, de Ciudadanos, formarán parte de la mesa en calidad de vicepresidentes, con 65 y 57 votos respectivamente. Las secretarías de la Mesa son para Eusebio Campdepedrós (JuntsxCat), David Pérez (PSC), Joan García (Ciutadans) y Alba Vergès (ERC).

Tras la elección de todos los miembros de la Mesa, Elisenda Alamany, de Catalunya en Comú, ha denunciado que su composición no respeta la ley de igualdad, al contar tan solo con una mujer en un órgano que tiene siete miembros, precisamente en la legislatura que cuenta con un mayor número de diputados mujeres según ha afirmado la propia Alamany.

La importancia de estos siete puestos radica en que, finalmente, estas personas decidirán cómo se celebrará la futura sesión de investidura y, más en concreto, si el candidato presidenciable puede comparecer de forma telemática, como pretende hacer el expresidente Carles Puigdemont desde Bruselas.

Constitución del Parlamento tras las elecciones anticipadas

Hoy se ha celebrado en el Parlamento de Cataluña la sesión de constitución de la nueva legislatura tras las elecciones del 21 de diciembre. Ciudadanos, partido constitucionalista y contrario al ‘proces’, fue el más votado, aunque la suma de escaños ofrece una mayoría independentista en el hemiciclo.

Esta primera sesión de la cámara catalana ha contado con la ausencia de ocho diputados independentistas. Siete de ellos pertenecen a la candidatura del expresidente catalán Junts per Catalunya. Se trata del propio Carles Puigdemont y otros cuatro diputados electos que le acompañan en Bruselas. Los cinco se encuentran acusados de los delitos de rebelión, sedición y malversación de fondos públicos. Además, el exconseller de Interior, Joaquim Forn, y Jordi Sánchez (número 2 de JuntsxCat) se encuentran en prisión acusados de los mismos delitos. El octavo diputado que no ha podido asistir a la constitución del Parlament es el ex vicepresidente y líder de ERC Oriol Junqueras, que también se encuentra en la cárcel por la misma causa.

Los tres diputados en prisión han solicitado el voto delegado, que ha sido ejercido en su nombre por otro diputado presente en el hemiciclo. La Mesa de Edad del Parlamento ha aceptado su solicitud, ya que el informe de los letrados del Parlament les ofrecía esta potestad. Los diputados que están en la capital belga no han solicitado este tipo de voto, por lo que no han podido ejercerlo de ninguna manera en el día de hoy.

El pleno se ha desarrollado sin apenas incidentes. Tan solo se pueden reseñar la llamada a la reconsideración de la Mesa de Edad de la aceptación de la delegación del voto de los tres diputados encarcelados, hecha tanto por Ciudadanos, como por el Partido Popular. Además, se han producido sonoros aplausos por parte de los diputados independentistas cada una de las veces que durante los llamamientos a los diputados a votar, se ha pronunciado el nombre de aquellos que se encuentran ausentes, por estar en Bruselas o en prisión.

Tras la constitución de la Mesa del Parlamento en esta primera sesión de la legislatura, el próximo reto de la cámara catalana será la investidura de un Presidente del Govern. El candidato de los independentistas para la investidura es el expresidente cesado Carles Puigdemont.

El presidente del Parlament puede proponer candidato a la Presidencia de la Generalitat, tras reunirse con los miembros de los partidos con representación en la Cámara. Cuenta para ello con un plazo máximo de 10 días hábiles, por lo que la primera sesión del debate de investidura tendrá que ser el 31 de enero como muy tarde.

La principal duda se cierne, pues, sobre la posibilidad de que Puigdemont sea investido presidente. Hay que tener en cuenta que pesa sobre él una orden de detención que se haría efectiva en cuanto regresara a España.

Por ese motivo, JuntsxCat y ERC están interesados en que la investidura se lleve a cabo sin que sea necesaria la presencia física de Carles Puigdemont en la cámara. El asunto es controvertido desde varios puntos de vista. De momento, los letrados del Parlament ya se han pronunciado, rechazando que se le pueda investir por vía telemática, ya que consideran “imprescindible” la asistencia de los protagonistas al debate. El reglamento de la cámara, que no contempla este escenario, tampoco contiene indicaciones explícitas al respecto.

Roger Torrent, de ERC. Foto: El País.

(Con información de RT)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí