El día a día, poblado por cientos de estímulos, nos lleva al
agotamiento y la dispersión. El móvil, internet, la radio del
coche, la televisión, todas estas distracciones, proyectan
nuestra mente en varios frentes,y nos impiden darnos cuenta
de lo que hacemos en realidad.
Un requisito para gozar de perspectiva, es ganar cierto
grado de atención sobre nuestra propia vida, lo cual implica
preguntarnos si…
1.- Trabajamos más de lo que deberíamos y que obtenemos
a cambio.
2.- Hemos elegido este tipo de vida conscientemente o nos
dejamos arrastrar por la inercia.
3.- Vivimos pata los demás o para nosotros mismos.
4.- Tenemos claras nuestras prioridades y actuamos de
acuerdo con ellas.
Al responder a estas preguntas, adquirimos perspectiva
sobre nuestra existencia, y por lo tanto, podremos hacer
las correcciones necesarias, para vivir de forma más
coherente con lo que somos y deseamos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí