Muchas personas, viven inmersas en sus infelices circunstancias
y, sin embargo, no toman la iniciativa para cambiar su situación
porque están condicionadas a una vida de seguridad.
La conformidad y la conservación, surgen para proporcionar
tranquilidad, pero en realidad, no hay nada más perjudicial para
el espíritu aventurero, que un futuro seguro. El núcleo básico del
espíritu vivo de una persona, es su pasión por la aventura.
La alegría de vivir, proviene de nuestros encuentros con nuevas
experiencias, y por lo tanto, no hay mayor gozo que tener un
horizonte sin fin , que cada día salga un sol nuevo y diferente.
Si deseas obtener más de la vida, debes perder tu inclinación
por la seguridad monótona, y adoptar un estilo de confusión,
que al principio te hará parecer loco. Pero una vez que te
acostumbras a esta vida, se ve todo su sentido e increible
belleza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí