Sucede en el mundo, en la Europa del euro y en España: Los grupos financieros con su dólar su yen o su euro como monedas emblemáticas de los países más ricos, han ido ocupando paulatinamente el lugar que correspondería a los Parlamentos. No es que estos hayan dejado de existir, sino que cada vez son más como un huevo horadado: un cascarón vacío de poder.

A mayor poder del dinero, menos democracia. Pueden hablar y hablar hasta el enfado sus señorías de uno y otro lado de los hemiciclos del mundo, pero las grandes decisiones no se toman en las sedes parlamentarias nacionales, sino en lejanos despachos, unos dentro del Parlamento en Bruselas o en los parlamentos de otros países; en el Bilderberg o en otros clubs de las sombras, que condicionan sus decisiones con sus lobys y sus negocios de alta mafia y nula conciencia fuera de la vista del público.

Los que mandan de verdad

¿Quién negocia y con quién? Los grandes bancos y las grandes empresas transnacionales han adquirido tanto poder que se han plantado ante los políticos de todo el mundo, y de Europa, por supuesto, para decirles: señores olvídense de tomar decisiones que puedan perjudicarnos. Ahí están, por ejemplo, la Organización Mundial de Comercio, el Fondo Monetario Internacional, el Banco de Pagos Internacionales, que es el Banco central de todos los bancos centrales, sus llamadas “agencias de calificación de riesgos” y sus tribunales transnacionales que puedan bloquear decisiones que tomen los parlamentos nacionales en materia de salarios, productos de consumo u otras. Ha nacido un monstruo de mil cabezas.

Cuando la conexión de los paraísos no es cósmica

Todas las cabezas del monstruo conectadas entre sí, se encargan de esa clase de decisiones que imponen a los Parlamentos nacionales. Es a ellas a quienes interesa que tengamos planes de pensiones privados, deuda externa impagable, Tratados de Libre Comercio, reformas laborales, ejércitos de desempleados, crisis económicas. Y para evitar los conflictos que sin duda pueden originar estas situaciones, han conseguido la complicidad de los gobiernos para elaborar reformas laborales que empobrecen a los trabajadores, y leyes que restringen o anulan libertades y derechos sociales mientras aumenta el número de políticos, policías y jueces que hacen la vista gorda ante las evasiones fiscales de los ricos y sus paraísos fiscales para no perjudicar su insaciable bolsillo. Esta es su era dorada a la vez que la era de hierro de los pueblos del mundo sometidos a su control.

Fascismo creciente, democracia menguante

Si se observa críticamente el mundo, notamos que junto al Poder en retroceso del sistema parlamentario, ya falsamente democrático, ha aumentado el número de ricos, el número de pobres, hambrientos y desamparados sociales y laborales y a la vez el número de fascistas y defensores fanáticos de este llamado Nuevo Orden Mundial. A menos democracia, mayor fascismo y neofascismo como estamos viendo en Holanda, Alemania, Polonia, Hungría, Austria, Francia o España. La excusa es la defensa ante los inmigrantes, pero ¿quién ha causado la pobreza y las guerras que les obligan a salir de sus países? ¿Los inmigrantes?…

Neofeudalismo global

Este llamado Nuevo orden, que es un verdadero Golpe de Estado Global, no es otro que el viejo orden que ha cambiado de manos, y los nuevos amos, que simpatizan con el totalitarismo y lo protegen, han configurado un neo feudalismo a escala mundial que conduce a un progresivo neoesclavismo, a guerras inacabables, al control de las conciencias del género humano en connivencia con intelectuales de tres al cuarto, científicos que juegan a querer ser Dios y poderes sindicales, políticos de todas clases y religiosos de todas las religiones.

Unos y otros actúan juntos o por su cuenta, según convenga, contra las leyes de Dios y contra la más elemental forma de conciencia ética, moral o social, y contribuyen desde sus propios campos al control de las condiciones de vida y las libertades de pensamiento y acción de las grandes masas humanas.Ellos son los mayores responsables de la destrucción de la vida en este Planeta. A ellos debemos la mayor parte de los desastres climáticos, desertización, sequías, plagas, aumento de los gases de efecto invernadero, hambrunas en África, guerras en Siria, Irak, Yemen y las que sigan. Y a ellos debemos ser los causantes primeros del aumento del terrorismo internacional con sus muertos en todas partes. A ellos debemos la poca visibilidad pública y la escasa conciencia pública del peligro que supone para el género humano esta nueva raza de ricos sin conciencia que al único paraíso que desean acceder es al fiscal. Ese es su cielo, y difícilmente podrán tener otro mientras no clausuren el suyo, pues su cielo es el infierno para miles de millones. Y eso que ya conocen las duras palabras de Jesús contra los ricos, pero o no creen en Jesús, o no se toman en serio más que a su ego y la codicia les ciega hasta el extremo de convertirlos en monstruos.

Y que siga la diversión

Entre tanto, nos entretienen con nacionalismos, lotería, fútbol, prensa del corazón, desgracias humanas, teatro parlamentario, visitas papales o carreras para defender causas.

¿Quién dijo que se aburría?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí