Luchar por la estimación de las personas que han
decidido no querernos, es una batalla perdida…
“A la gente triste,le disgusta la feliz tanto como la
feliz aborrece la triste, del mismo modo, que los
desocupados no pueden soportar a los que siempre
están ocupados”.

Hay personas con las que no podemos converger
porque no hay terreno común para la complicidad.
Debemos mostrarnos de manera franca y asumir
con naturalidad, tanto el reconocimiento como la
indiferencia.

No nos elogiará todo el mundo, pero al menos
gozaremos del placer de ser nosotros mismos…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí