Había un hombre muy rico, que no soportaba gastar ni un
céntimo de su dinero, pero un día, una persona muy especial
lo visitó diciéndole. Supón que mi puño lo mantengo cerrado
desde mi nacimiento hasta la muerte sin cambio alguno;¿cómo
llamarías esto? Una deformación. ¿Y si la tuviera abierta siempre?
pues otra deformación.Si comprendemos lo que acabamos de
decir, seremos una persona rica y feliz. La vía del medio, no es
una opción conservadora ante la vida, sino que se trata de
aplicar la inteligencia en la gestión de nuestros propios recursos.
Debemos hallar el equilibrio entre el dar y retener, entre la
actividad y el descanso, entre el ruido y el silencio.
¡Al final, seremos moderados incluso con la moderación!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí