El primer ministro de Bélgica, Charles Michel, se desmarcó de la posibilidad de asilo político asomada por su ministro de Migración, Theo Francken, al presidente de Gobierno catalán Carles Puigdemont.

A través de un comunicado, Michel negó que esa posibilidad esté “a la orden del día” de su Gobierno y pidió a su funcionario que no “eche leña al fuego” tras la declaración de independencia de Cataluña y la aplicación del artículo 155 por parte del Gobierno de Mariano Rajoy.

“Los catalanes que se sienten políticamente amenazados pueden solicitar asilo en Bélgica. Puigdemont también pertenece a ellos. Eso es totalmente legal”, expresó Francken.

El ministro de Migración belga señaló recientemente que conceder asilo político a Puigdemont, quien fue depuesto por el Gobierno de España, es una posibilidad ante el temor a enfrentarse a un juicio que no sea justo.

“No es algo irreal. Se está hablando ya de una pena de cárcel [para Puigdemont]. Ya veremos hasta qué punto sería justo este juicio”, dijo en una entrevista y añadió que la política belga permite “solicitar asilo” y que ante este caso la medida “sería examinada de manera objetiva, correcta e independiente”.

(Tomado de TeleSur)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí