Hay problemas en la vida, que están fuera de nuestro
alcance, porque no tienen que ver con nosotros. Las
personas que queremos, a veces tienen problemas que
no podemos solucionar, cuando reclaman nuestra ayuda.

Dado que cambiar actitudes depende de uno mismo, desde
fuera, podemos guiar y aconsejar, pero no hacer el trabajo
que corresponde al otro. En cambio, si podemos rectificar
aquello que no nos gusta de nosotros.

Si sentimos odio o cualquier otro sentimiento negativo,
podemos revertir estas emociones. Nadie más puede
hacerlo por nosotros. Los problemas personales de los
demás, entran en la esfera de lo que no podemos controlar,
lo cual no significa, que debamos negarles nuestra ayuda.
¡El secreto de la vida, es disfrutar del paso del tiempo!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí