En un incidente reciente en los Estados Unidos, otro hombre desarmado fue asesinado a tiros por la policía después de abrir su puerta principal en respuesta a su golpe. La policía iba a entregar una orden de arresto contra un sospechoso de violencia doméstica -el vecino del sujeto en cuestión- pero se equivocaron de dirección. Ver ‘Police kill innocent man while serving warrant at wrong address’ [“La policía mata a un hombre inocente mientras entrega una orden de detención en la dirección equivocada”].

Para los que siguen las noticias en Estados Unidos, el asesinato rutinario de civiles inocentes por la policía se ha convertido en una crisis nacional a pesar de los intentos concertados de las autoridades políticas y legales y los medios corporativos de ocultar lo que está sucediendo. Ver ‘Killed by Police’ [“Asesinados por la policía”] y ‘The Counted: People killed by police in the US‘ [“Los contados: Personas asesinadas por la policía en los EE. UU.”].

En lo que va del año, la policía estadounidense ha matado a 1.044 personas. En contraste, de 1990 a 2016, la policía en Inglaterra y Gales mató a sólo 62 personas. Ver ‘Fatal police shootings’ [“Fatales disparos policiales”].

Por supuesto, estos asesinatos de la policía son sólo la punta del iceberg de la violencia policial, ya que la policía sigue demostrando que las libertades “garantizadas” por la Cuarta Enmienda han sido destruidas. Vea ‘What Country Is This? Forced Blood Draws, Cavity Searches and Colonoscopies’.

¿Por qué la policía es tan violenta? podría usted preguntarse. Bueno, varios académicos han ofrecido respuestas a esta pregunta y usted puede leer un poco acerca de lo que dicen en estos artículos revisando libros recientes sobre el tema. Ver ‘The Fraternal Order of Police Must Go’ [“La Orden Fraternal de Policía debe acabar”] y ‘Our Ever-Deadlier Police State’ [“Nuestro Estado Policial Ever-Deadlier”].

Aunque hay muchas cosas en estos trabajos con las que estoy de acuerdo -como el racismo en la policía estadounidense y la corrupción del sistema jurídico que se utiliza para gestionar violentamente a los pueblos oprimidos en nombre de la “justicia”, mientras deja a los individuos, bancos y empresas de Wall Street sin rendir cuentas de sus crímenes interminables, continuos y grotescos contra la sociedad, la economía y el medio ambiente- quisiera plantear una pregunta más profunda: ¿Por qué la policía en los Estados Unidos está tan aterrorizada? Esta es la pregunta importante porque sólo las personas aterrorizadas recurren a la violencia, incluso en el contexto de la policía. Permítanme explicarles por qué es así y cómo ha ocurrido en el contexto policial de los Estados Unidos.

La violencia no surge “de la nada”. Y, tristemente, su origen se remonta a lo que eufemísticamente se denomina la “socialización” de los niños, pero que con más precisión se denomina “terrorización”. Usted podría pensar que esto suena extremo, pero si pasa algún tiempo considerando la violencia fenomenal – “visible”, “invisible” y “totalmente invisible” – que los adultos infligimos a los niños durante el curso ordinario del día – vea “¿Por qué la violencia?” y “Psicología sin miedo y psicología temerosa: Principios y práctica” – mientras que nos engañamos a nosotros mismos que los estamos preparando para convertirlos en ciudadanos justos, decentes y poderosos, entonces usted podría estar dispuesto a reconsiderar su concepto de lo que significa criar niños. Trágicamente, estamos tan lejos de una comprensión significativa de esta noción, que ni siquiera es posible generar una discusión social generalizada sobre cómo podríamos llevarla a cabo.

Por lo tanto, habiendo aterrorizado a los niños para que se sometan a la sumisión y acepten irreflexiva y pasivamente su preordenado papel en la vida -actuar como un engranaje en una empresa gigante y destructiva que les aterroriza para que no cuestionen y sobre la cual no tienen ningún control-, cada uno de ellos ocupa su lugar en la “economía” global, dondequiera que puedan encontrar un conjunto de tareas que se sientan menos dolorosas. La idea de buscar su verdadero camino para encontrar su propio y único destino nunca se les ocurre a la mayoría de ellos y por lo tanto llevan “vidas sombrías” interminablemente suprimiendo su conciencia de la vida que podría haber sido.

Algunos de estos individuos terminan como reclutas en un centro de adiestramiento policial, donde se aterrorizan aún más al creer en una ideología patrocinada por la élite que impide una apreciación genuina de la diversidad de la gente en la comunidad que luego vigilarán (es decir, aterrorizarán) en nombre de la “ley y el orden”. Después de todo, el control social de las élites se mantiene más fácilmente cuando la gente, incluida la policía, vive con miedo.

El adiestramiento policial aterroriza aún más a las personas implicadas y militariza la actuación policial alentando a los reclutas a adoptar una mentalidad de “guerreros” y a pensar en las personas a las que se supone que deben servir como enemigos; el equipo que utilizan, como los arietes, las granadas de detonación y los vehículos blindados de transporte de tropas, evocan una sensación de guerra. Ver ‘War Comes Home: The Excessive Militarization of American Policing’ [“La guerra viene a casa: la excesiva militarización de la policía estadounidense”].

Pero no termina con el terror durante la niñez y el entrenamiento policial. La práctica policial funciona dentro de un marco cultural de larga data que tiene dimensiones sociales más amplias y dimensiones más estrechas y localizadas. Y este marco cultural ha ido cambiando, más rápidamente en los últimos años también. Desafortunadamente, más que nunca antes, este marco de trabajo está cada vez más impulsado por el miedo y las expectativas sociales más antiguas y delirantes de que la policía está ahí para mantener la seguridad pública o defender a la comunidad de la violencia criminal han dado paso a supuestos, lenguaje y procedimientos militarizados que consideran a prácticamente todos (y ciertamente a los pueblos indígenas y de color) como peligrosos y culpables hasta que se demuestre lo contrario, y tratan a la casa y el auto de la familia como objetivos a ser “neutralizados” con tácticas y armas de tipo militar. Y esta tendencia se ha acelerado con Donald Trump. Véase ‘Trump to lift military gear ban for local police’ [“Trump levanta la prohibición de equipos militares para la policía local”].

Sin embargo, al desencadenar el miedo y utilizar tácticas y armas de tipo militar, la esencia misma de la relación entre la policía y los civiles se transforma de manera más rápida, completa y perjudicial de acuerdo con los intereses de las élites. Esto equipara la aplicación de la ley con la lucha contra el terrorismo y la seguridad comunitaria con el control social.

Fundamentalmente, por supuesto, esto desempeña su papel en asegurar una mínima resistencia efectiva a la agenda más amplia de la élite para asegurar el control militarizado de las poblaciones y los recursos mundiales para beneficio de la élite.

Esta transformación en la relación entre la policía y los civiles se ha acelerado mediante el entrenamiento de la policía estadounidense en el uso de tácticas militares que el ejército israelí emplea contra los palestinos ocupados. Véase ‘Israel trains US law-enforcement in counter-terrorism’ [“Israel entrena a las fuerzas del orden estadounidenses en la lucha contra el terrorismo”].

Pero considere las implicaciones de esto.

Como Rashid Khalidi, profesor Edward Said de estudios árabes modernos en la Universidad de Columbia, ha señalado al discutir este fenómeno: la policía estadounidense está aprendiendo tácticas paramilitares y contrainsurgentes de los militares israelíes, la patrulla fronteriza y los servicios de inteligencia, que hacen cumplir la ley militar.

“Si la policía y los alguaciles estadounidenses consideran que están ocupando vecindarios como Ferguson y East Harlem, esta capacitación es extremadamente apropiada: están aprendiendo cómo reprimir a un pueblo, negarles sus derechos y usar la fuerza para retener a un sujeto”. Ver ‘US Police Get Antiterror Training In Israel‘ [“La policía estadounidense recibe entrenamiento antiterrorista en Israel”].

Además, la evidencia más tangible de que el entrenamiento militarizado está teniendo un impacto en la policía estadounidense es que tanto Israel como Estados Unidos están utilizando equipos idénticos contra manifestantes, según un informe de 2013 de la organización israelí de derechos humanos B’Tselem y fotografías de dicho equipo tomadas en tres manifestaciones en Estados Unidos. Las granadas de gas lacrimógeno, los recipientes de gas “triple chaser” y las granadas de aturdimiento fabricadas por las compañías norteamericanas Combined Systems Inc. y Defense Technology Corp. se utilizaron en los tres incidentes estadounidenses, así como por las fuerzas de seguridad y unidades militares israelíes. Vea ‘US Police Get Antiterror Training In Israel’[“La policía de Estados Unidos tiene entrenamiento antiterrorista en Israel”]

Dado el terror que empuja la política militar israelí hacia la Palestina ocupada y militarmente indefensa, no es de extrañar que este temor se transmita como parte de cualquier entrenamiento de la policía estadounidense. Todo el conocimiento y la tecnología está incrustado en la emoción, y el miedo es omnipresente en cualquier actividad militar. Especialmente cuando se dirige en busca de fines injustos.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

Si usted está interesado en trabajar para reducir el miedo y la violencia policial, obtendrá muchas ideas en el documento ‘A Toolkit for Promoting Justice In Policing’ [“Un juego de herramientas para promover la justicia en la policía”], que se resume aquí: ’15 Things Your City Can Do Right Now to End Police Brutality’ [“15 cosas que su ciudad puede hacer ahora mismo para poner fin a la brutalidad policial”].

Si usted quiere organizar una acción no noviolenta a la vez que reduce el temor de la policía para minimizar el riesgo de violencia policial, aquí hay una lista completa de directrices: “Acción noviolenta: minimizar el riesgo de represión violenta“.

Si usted quiere trabajar para acabar con el miedo subyacente que impulsa la violencia policial (y de otro tipo), considere hacer ‘Mi promesa a los niños’. En esencia, si usted quiere individuos poderosos que sean capaces de resistir el control social de la élite, incluyendo el que se implementa a través de la violencia policial, entonces no espere que los niños aterrorizados por la obediencia de sus padres, maestros y figuras religiosas tengan más tarde este poder mágicamente.

Y si usted está inclinado a resistir la violencia en otros contextos, considere participar en el ‘The Flame Tree Project to Save Life on Earth’ [“Proyecto Árbol de Llamas para Salvar la Vida en la Tierra”], firmando el compromiso en línea de ‘The People’s Charter to Create a Nonviolent World’ [“La Carta de los Pueblos para Crear un Mundo Noviolento”] y/o usando el marco estratégico explicado en la Estrategia de Campaña Noviolenta para su campaña de paz, medio ambiente o justicia social.

¿Por qué la policía está tan aterrorizada? Esencialmente porque fueron aterrorizados como niños y luego aterrorizados durante el entrenamiento policial para defender violentamente los intereses de la élite contra el resto de nosotros. El control de la elite depende de que estemos demasiado aterrorizados para defendernos de su violencia.

Para que los seres humanos sobrevivan a este ataque impulsado por las elites, necesitamos personas lo suficientemente valientes como para resistir estratégicamente la violencia policial y otras violencias impulsadas por las elites. ¿Podemos contar contigo?

Acerca del autor


Robert J. Burrowes has a lifetime commitment to understanding and ending human violence. He has done extensive research since 1966 in an effort to understand why human beings are violent and has been a nonviolent activist since 1981. He is the author of ‘Why Violence?’ His email address is flametree@riseup.net and his website is at http://robertjburrowes.wordpress.com

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí