En ocasiones, oigo a la gente decir que la naturaleza
no les aporta nada, que tienen poca relación con ella.

Lo curioso del caso, es que estas mismas personas se
sienten alegres y con mejor carácter, cuando irrumpe
en sus vidas, la luz primaveral, y sosegadas cuando
caliente el sol del verano, cansadas cuando han tenido
un día bochornoso, y vitales, cuando sopla viento fresco.

Esto ya es tener una relación con la naturaleza y
sabiéndolo,uno ya puede disfrutar de ella.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí