La Administración andaluza está negando reunirse con CGT para no tener que oír cuestiones molestas que afectan no solo al expolio y mala gestión de los servicios de emergencias sino también al sistema esclavista impuesto a las plantillas por parte de las empresas comisionistas que actualmente son las concesionarias y sobre las que pesan múltiples sanciones de la Inspección de Trabajo y sentencias de los tribunales de Justicia.

Cuestiones tan básicas como que se nos aclare que numero de trabajadores/as deben prestar servicio en cada turno cada día de la semana (dimensionamiento) en todos los centros de gestión de emergencias de Andalucía del 112 y 061 están siéndonos negadas por ambas consejerías, en el caso de la de Salud a través de la EPES (Empresa Pública de Emergencias Sanitarias) y por supuesto por las empresas Konecta BTO e Ilunion emergencias en 061 y Ferrovial Servicios en 112, dado que es un filón económico que no quieren poner en cuestión ante la opacidad que vienen demostrando y lo desértico de las salas de coordinación en la mayoría de los turnos.

A CGT le resulta curioso que cuando algún político de la Junta va a realizar una visita a un centro de gestión de emergencias, ese día se llenan las salas con múltiples figurantes para que se aparente que todos los puestos están cubiertos.

La comunión de intereses que se viene demostrando entre las empresas comisionistas y la Administración andaluza dejan entrever un turbio escenario detrás de esas complicidades en los incumplimientos de los contratos, que posiblemente estén llevando al enriquecimiento personal de algunos/as con poder de decisión en las Consejerías afectadas, dado los millonarios contratos de adjudicación que conllevan unos márgenes de beneficio millonarios, muy por encima de lo previsto en la legalidad vigente.

Mientras que algunos/as en la Administración y las empresas comisionistas se forran con el negocio de las emergencias, los trabajadores/as están sometidos/as a condiciones paupérrimas, próximas a sistemas esclavistas y la ciudadanía ve como estos servicios esenciales se deterioran con largas esperas y escasos recursos ante sus requerimientos de actuación por la multitud de situaciones de desgracia que se viven a diario en nuestra Andalucía.

Desde CGT vamos a seguir exigiendo transparencia en la gestión de los servicios de emergencias 112 y 061, adoptando las medidas que estén en nuestra mano para conseguirla así como para mejorar las condiciones sociolaborales de las plantillas.

FATyC de CGT-A

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí