Yo no había visitado las colmenas antes,así que para
empezar, me dio una lección de lo que ella llama,
“patio de abejas”.Me recordó, que el mundo es en
realidad, un patio de abejas, y las mismas reglas
funcionan en ambos lugares.No hay que tener miedo,
ya que ninguna abeja amante de la vida, nos quiere
picar.Aun así, no hay que ser un idiota,debemos usar
prendas que nos cubra el cuerpo.

Si nos sentimos molestos e iracundos, un buen sistema
es silbar, pues de ese modo se derrite el temperamento
de una abeja. Debemos saber lo que estamos haciendo
en todo momento, y por encima de todo, enviemos amor
a las abejas.
¡Cada pequeño animalito desea ser amado!!.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí