La emoción, es la profecía de aquello que creemos va
a suceder: ” Nuestra mente, no está organizada como
un ordenador, que nos brinda una nítida copia impresa
de los argumentos racionales a favor y en contra de una
determinada decisión, basándose en todas las ocasiones
anteriores, en las que hayamos tenido que afrontar una
situación similar…
En lugar de ello, la mente hace algo mucho más elegante:
calibrar el poso emocional, que han dejado las experiencias
previas y darnos una respuesta en forma de presentimiento
o sensación visceral”.

Un barómetro emocional mal calibrado, además de provocar
sufrimiento, nos hace comportarnos de forma caprichosa o
desproporcionada ante los demás, experimentando un
rechazo que minará nuestra autoestima.

¡Nuestros sentimientos nos acompañan siempre, pero
raramente nos damos cuenta de ellos!!.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí