La Fisioterapia ayuda a la recuperación física y emocional del paciente, con ejercicios específicos para trabajar la coordinación estática y dinámica, así como el equilibrio

El próximo día 29 de octubre se celebra el Día Mundial del Ictus, y, por este motivo, el CGCFEse adhiere y muestra todo su apoyo a la FEI (Federación Española del Ictus) y a la SAFE (Alianza Europea contra el Ictus), en su campaña internacional: ¿Cuál es tu motivación para prevenir el ictus? De esta manera, se busca desarrollar una correcta prevención y poder acceder a un cuidado multidisciplinar y a un tratamiento lo más transversal posible, reconociendo el papel que juega el fisioterapeuta y la Fisioterapia, como agente y pieza clave en la recuperación física y emocional del paciente que ha sufrido un ictus.

Según los representantes de la FEI: “La buena noticia es que el ictus se puede prevenir. Existen 10 factores que engloban casi el 90 % de riesgo del ictus, y estos factores pueden ser modificados.”

La OMS define el ictus como: fenómeno agudo que provoca una obstrucción e impide que la sangre fluya hacia el cerebro, siendo las causas más importantes una dieta poco saludable, la inactividad física y el consumo de tabaco y alcohol. El síntoma más frecuente es la pérdida de fuerza unilateral en brazos, piernas o cara. Otros síntomas son la aparición de entumecimiento en la cara, piernas o brazos, confusión, disartria, problemas visuales, mareos, perdida de equilibrio y coordinación, dolor intenso de cabeza de carácter ideopático y debilidad o pérdida de conciencia.

El Presidente del CGCFE, Miguel Villafaina, ha manifestado: “El informe The Burden of Stroke(El lastre del ictus), lanzado por la SAFE en mayo de 2017 en el Parlamento Europeo, demostró la importancia de las campañas educativas y de concienciación sobre los factores de riesgo a la hora de tener un accidente cerebrovascular, por lo que es necesario animar a la población a adoptar un estilo de vida saludable”.

Según comenta Jesús Reyes Cano, Vocal del CGCFE: “La Fisioterapia propone ejercicios para trabajar la coordinación estática y dinámica, así como el equilibrio: ejercicios para recuperar y fortalecer la musculatura de la cara, trabajando la expresión gestual y el habla; ejercicios de motricidad fina y gruesa en las manos, aprendizaje de posturas correctas y de las trasferencias de posiciones, reeducación de la marcha, etc. entre muchos de los ejercicios recomendables para tratar esta enfermedad.”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí