Si miramos la realidad con odio, ese odio volverá a
nosotros, mientras que si lo hacemos con amor, será
ese mismo amor, el que encontraremos en el camino.

El karma es una ley cósmica o de retribución. Los pensamientos
negativos son un bumerán; si desconfiamos de todo el mundo
terminaremos atrayendo desconfianza hacia nosotros.

Las personas alegres generosas y con buenas intenciones,
suelen estar rodeadas de amigos, mientras que las retorcidas
y rencorosas, suelen meterse en conflictos y la gente
rehuye su compañía. Las personas con karma negativo,
suelen atribuir lo que les ocurre a la mala suerte, pocas
se dan cuenta de que su vida, es consecuencia de su
modo de proceder.
¡Hay que cultivar flores y no malas hierbas!!.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí