Madrid, 12 ene ().- El secretario general de Pesca, Alberto López-Asenjo ha pedido hoy a las autonomías y a la flota “tranquilidad” sobre el acuerdo pesquero con Marruecos, aunque el Gobierno se prepara ante cualquier posibilidad, incluida su interrupción y un abandono de la flota del caladero.

López-Asenjo se ha reunido con los representantes de Andalucía, Galicia y Canarias, con los armadores y con las cofradías para analizar el dictamen del abogado de la Unión Europea (UE), contrario al acuerdo por aplicarse a las aguas del “Sahara Occidental”.

El Gobierno ha transmitido información sobre dos frentes: por un lado, las conclusiones del abogado de la UE, sobre las que ahora debe pronunciarse el Tribunal de Justicia comunitario; por otro, las negociaciones para renovar el acuerdo pesquero, ya que el actual expira el 14 de julio.

“Hemos trasladado un mensaje de tranquilidad al sector”, ha declarado López-Asenjo a los medios tras la reunión, porque, a efectos prácticos, “el acuerdo sigue funcionando (hasta el 14 de julio)” en las mismas condiciones, y en estos momentos hay 80 barcos españoles en dicho caladero.

Sin embargo, ha explicado que “desde el minuto uno”, tras conocerse la opinión del abogado de la UE, se está trabajando en “todos los escenarios”, porque en el caso de que saliera adelante el peor, la suspensión del protocolo, deberían estar listos los mecanismos para otorgar ayudas a la flota perjudicada.

Las conclusiones del abogado de la UE no son vinculantes, pero en la mayoría de los casos las sigue el Tribunal comunitario.

López-Asenjo ha apuntado que los jueces comunitarios se pronunciarán en tres o cuatro meses, con un análisis jurídico “más afinado y preciso”.

En cuanto a las negociaciones con Rabat para un nuevo convenio, la Comisión Europea (CE) ha pedido la autorización del Consejo de la UE (representantes de los Gobiernos), un trámite que tardará de cuatro a seis semanas.

Ayer, esta solicitud fue examinada en una reunión técnica del Consejo, en la que se habló de “ajustes en la redacción” para “eliminar elementos susceptibles de conflicto”.

López-Asenjo ha insistido en las “relaciones excelentes” entre la UE -especialmente España- y Marruecos, la satisfacción de los sectores pesqueros de ambos lados y el conocimiento mutuo de las necesidades, lo que permitiría “una negociación rápida” de un nuevo convenio.

Administración y sector han creado una “mesa de concertación”, como circuito informativo para comunicar cualquier evolución relacionada con el acuerdo, y contactos puntuales como una reunión programada con la Dirección de Pesca de la CE.

Respecto al origen de los productos, cuestión relacionada con los litigios que han llegado al Tribunal de la UE sobre la jurisdicción de Marruecos, López-Asenjo ha recordado que, en pesca, la situación es diferente a otros productos agroalimentarios.

Ha detallado que el Derecho Internacional del Mar fija que todo lo pescado más allá de las 12 millas de la costa se acredita como originario de la nación de pabellón del barco, con lo que en el caso de la flota que opera gracias al acuerdo, un 92,5 % de las capturas serían españolas. EFE

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí