A veces, nos enfadamos por motivos sin importancia,
cuando deberíamos pensar, en las maravillosas energías
que a través del universo, actúan en nuestro planeta.
Unas veces lo envuelven con la luz del sol, y otras cubren
el cielo de nubes; evaporando las aguas de los estanques
lagos y ríos, devolviéndola en forma de lluvia, granizo o
nieve, equilibrando de este modo, las fuerzas naturales
en el maravilloso ciclo de la tierra.
Belleza tiene el cielo gris, maravilla hay en cada gota de
lluvia; portentos encierra un copo de nieve.
¿Habríamos de olvidar todo esto, y molestarnos tan solo
porque no sucede a medida de nuestro deseo?.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí