Según nos llega la noticia, Chiquito de la Calzada falleció a las tres de la madrugada, este sábado en Málaga. Chiquito estaba ingresado tras deteriorarse su salud en las últimas semanas, tras sufrir es día 14 de octubre una caída en su domicilio.

Este viernes, Chiquito de 85 años, sufría complicaciones en su estado de salud, empeoraba en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Carlos Haya de Málaga, donde fue trasladado en la noche del pasado lunes tras una infección días después de someterse a un cateterismo para tratar la angina de pecho que padeció, según informaron algunas fuentes. Al final entraba en coma inducido.

Como publica la prensa de hoy… Con la muerte de Gregorio Esteban Sánchez Fernández, su nombre real aunque era popularmente conocido por su apodo artístico, se va un artista único e irrepetible, creador de un estilo único e inconfundible, un revolucionario del humor que ha llevado a algunos de sus compañeros de profesión a calificarle como ‘el Dalí del humor o el Picasso de los chistes’.

Nació el 28 de mayo de 1932 en el barrio de la Trinidad, concretamente en la calle Calzada (de ahí su nombre artístico). Llevaba más de cincuenta años sobre los escenarios flamencos como cantaor y fue a partir de la década de los noventa, concretamente con el programa de Televisión Genio y Figura, donde salta al estrellato como humorista con ese estilo inconfundible y propio.

Hablar de Chiquito de la Calzada es sinónimo de Málaga y de alegría. Sus gestos, su manera de hablar y su forma única de desenvolverse en cualquier situación lo han convertido en un icono para muchos Su figura nos lleva a recordar sus míticas expresiones, que han pasado a la historia, convirtiéndolo en uno de los personajes malagueños más queridos en España.

Sus “no puedor” o su inolvidable “pecador” suenan en nuestra mente, casi sin quererlo, tal y como él los entonaba. Por ejemplo cuando nos quedamos sin entender a alguien y te preguntas“¿Cómor?”. O cuando tienes la razón y te sale el “te da cuén” para resaltar que estabas en lo cierto. O en aquel momento en el que alguien no se atreve a hacer algo y le lanzas aquel “Cobarderr” para ver si agitas su consciencia.

Chiquito fue también un inventor de conceptos que ni él sabía definir: “fistro”, su divertido “¡Jarrl!” acompañado de aquellos pasos de Michael Jackson e incluso se atrevió con su particular inglés con el “A güán, a peich, agromenáuer”, cuyo significado sigue sin conocerse todavía.

También aquellas frases absurdas que nos sacan una sonrisa al recordarlas: “Estás más nervioso que Marco en el Sorpresa Sorpresa”“eres más lento que un accidente entre caracoles”o su “eres más agarrado que una pelea de pulpos” son algunas de las que llevan su firma.

Lo que está claro que Chiquito de la Calzada nunca acabará de despedirse de nosotros y más de su querida Málaga. En nuestra memoria quedan grabadas sus expresiones y su “Hasta luego, Lucas” que quizás puede ser su mejor manera de decirnos adió

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí