6 de noviembre de 2017, The Conversation

Los llamados “papeles del paraíso” pueden sonar familiares: documentos filtrados de un bufete de abogados especializado en servicios extraterritoriales revelan cómo la élite global evita pagar impuestos. Incluso el nombre tiene el mismo tono que el de los documentos panameños del año pasado. Pero los “papeles del paraíso” son diferentes, lo que refleja la complejidad del sistema fiscal extraterritorial global.

Panamá es generalmente considerado entre los expertos en paraísos fiscales como uno de los rincones menos reformados del mundo offshore. Las normas internacionales relativas a la evasión y elusión fiscal tienen por objeto ayudar a los gobiernos nacionales a perseguir a sus propios infractores, pero los Documentos de Panamá revelaron que el país estaba siendo utilizado principalmente por las élites empresariales y políticas de países como Rusia, China y muchos más en América Latina y Asia; países donde los gobiernos están estrechamente vinculados a los negocios y que tienen menos probabilidades de utilizar las herramientas proporcionadas por las nuevas normas internacionales para perseguir a los infractores. Por lo tanto, relativamente pocos estadounidenses o europeos fueron atrapados en la historia de Panamá. Y Mossack Fonseca, el bufete de abogados en el centro de la filtración, ha sido desacreditado.

Los “papeles del paraíso” revelan la evolución de las elites del mundo offshore -esta vez en los supuestamente regulados paraísos de las Islas Caimán, Bermudas, Singapur y similares. Todos los lugares que recibieron un certificado de salud bastante limpio durante el proceso de revisión por pares de la OCDE hace sólo unos pocos años. El bufete de abogados en el centro de esta nueva filtración, Appleby, insiste en que no hay “ninguna evidencia de maldad” en ninguna de las revelaciones.

Sin embargo, los “papeles del paraíso” nos dirán mucho sobre las actividades de las élites empresariales y políticas de países bien regulados como los Estados Unidos y el Reino Unido, implicando a grandes multinacionales como Nike y Apple, e individuos como la reina británica.

  1. La evasión fiscal es una industria en auge

Evidentemente, las jurisdicciones como las Islas Caimán y las Bermudas que no recaudan impuestos sobre la renta, el impuesto sobre las ganancias de capital, el IVA, las ventas, la riqueza o el impuesto de sociedades siguen atrayendo a muchas empresas. ¿Por qué, por ejemplo, el Ducado de Lancaster, la cartera privada de la Reina, ha invertido en dos fondos extraterritoriales, en las Islas Caimán y las Bermudas? Después de todo, la Reina paga impuestos sólo voluntariamente.

Una interpretación más caritativa es que cualquier gran inversionista que busque diversificar su cartera terminaría inevitablemente utilizando fondos extraterritoriales. Los periódicos muestran que alrededor de £10 millones (US$13 millones) del dinero privado de la Reina fue invertido en el extranjero – un porcentaje muy pequeño de su riqueza. No hay nada ilegal en esto, pero se ha cuestionado su ética.

Prácticamente, toda la industria de inversión de riqueza -la industria que invierte para los ricos y la riqueza de nuestro mundo- opera a través del mundo offshore. Y la razón es simple. Cada fondo o transacción, avión o yate, o cualquier cosa que uno quiera registrar en las Islas Caimán o Bermudas, no está sujeto a impuestos. Y está oculto al público.

  1. El secreto prevalece a través de los fideicomisos

A pesar de la avalancha de nuevas regulaciones, los “papeles del paraíso” muestran que cualquiera que desee ocultar sus asuntos a competidores, aliados, gobiernos o al público puede hacerlo con gran facilidad. Y lo pueden hacer a través de las facilidades de un “fideicomiso”, un arcaico instrumento anglosajón que sirve como un escudo infalible contra el escrutinio.

Hemos aprendido, por ejemplo, que Wilbur Ross, el secretario de comercio de los Estados Unidos, tenía vínculos comerciales con la familia de Vladimir Putin, que operaba a través de un sistema de fideicomisos vinculados ubicados en varias jurisdicciones extraterritoriales. No creo que ni siquiera la investigación Mueller en los Estados Unidos sobre los vínculos de la administración Trump con Rusia hubiera podido traspasar el velo de secreto que ofrecen los fideicomisos extraterritoriales.

Pero los documentos filtrados del bufete de abogados Appleby revelan que cualquier negocio complejo que pudiera implicar ocultación y subterfugio funcionaría a través de fideicomisos. Ya es hora de que hagamos algo con estos fideicomisos.

  1. Se utilizan herramientas muy complejas

Los “papeles del paraíso” muestran cómo las complejas innovaciones financieras, como el uso de derivados y los acuerdos de canje financiero, pueden utilizarse para evitar impuestos. Esta es un área de evitación que normalmente no se entiende bien y apenas se estudia.

Sin embargo, mis nuevos colegas investigadores y yo estamos llevando a cabo, hemos encontrado que los canjes de tipos de interés entre divisas se utilizan de forma generalizada en los mecanismos de minimización fiscal. Es difícil detectar e involucra a una casa matriz y a una subsidiaria que intercambian un préstamo en una divisa por otra. Este canje cubre los riesgos y el tipo de interés de la divisa original de la filial – un instrumento legítimo de minimización del riesgo. Al mismo tiempo, esto facilita el traslado de fondos offshore a jurisdicciones con impuestos bajos.

  1. La ley necesita cambiar

Muchas empresas de servicios profesionales operan a través de jurisdicciones extraterritoriales. Todos ellos pretenden ser altamente profesionales, siguiendo no sólo la letra, sino también el espíritu de la ley.

Pero si estas empresas no son directamente responsables de las actividades de sus clientes, el mundo offshore seguirá prosperando. Estas empresas aprovechan las lagunas normativas para arbitrar entre diferentes normas y jurisdicciones con el fin de reducir al mínimo los impuestos. La cuestión es cuánto tiempo se van a considerar legítimas esas prácticas.

Los “papeles del paraíso” revelan lo poco que el mundo sabe realmente sobre el nivel de evasión fiscal que se produce. Los ciudadanos del Reino Unido, por ejemplo, pueden invertir legalmente en fondos extraterritoriales y crear empresas en esos paraísos. Pero deben revelar estas propiedades al recaudador de impuestos. No sabemos si los que aparecen en los periódicos lo hicieron, y no sabemos si las autoridades fiscales harán algo con los que no lo hicieron. Sólo sabemos que muchas cosas están pasando en alta mar. Los “papeles del paraíso” muestran que, a pesar de las promesas opuestas, la falta de transparencia sigue presente en el mundo offshore.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí