A los políticos y responsables de sanidad:

Ana sufre un daño cerebral severo a consecuencia de un infarto de corazón el  17 de marzo de 2017.

Después de la rehabilitación en un programa de media estancia en el Hospital de Guadarrama, los médicos deciden que Ana no puede seguir rehabilitándose. Su neuróloga no opina lo mismo.

Tampoco las Asociaciones y Fundaciones de daño cerebral y sus familias, que muchos han continuado la rehabilitación de forma privada consiguiendo mejoras en estos pacientes.

Las políticas de Sanidad no se hacen cargo de la continuación de la rehabilitación ni de atender a estas personas una vez pasado el período establecido para este tipo de lesiones, con lo que dejan fuera a muchísima gente que tarda más en recuperarse.

Tampoco ofrecen solución puente para atender los cuidados de estas personas en una residencia pública dejando responsable a la familia de la situación.

Una residencia privada para atender las necesidades que requieren este tipo de pacientes no baja de los 3500 euros, no pudiéndose hacer cargo ningún ciudadano medio de este importe. Hace un mes aproximadamente que Ana dejó de recibir logopeda, observándose un empeoramiento desde entonces.

Después la retiraron la terapia ocupacional y actualmente han reducido las sesiones de fisioterapia en días alternos con el consecuente deterioro que supone no rehabilitar a un paciente con movilidad reducida y la rigidez y espasticidad.

Por eso pido que firme todo aquel que pueda, esperando que la situación social que sufren las personas con daño cerebral severo pueda cambiar y ser atendidos como un Estado de Derecho y democrático requiere.

Esta petición será entregada a:

  • A LOS POLÍTICOS Y RESPONSABLES DE SANIDAD.

Firma para apoyar la campaña AQUÍ

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí